10 buenas películas que es posible que no conozcas

10 buenas películas que es posible que no conozcas

0 4690

Patrik 1.5

En la batalla por tu atención es en donde las productoras (y, por supuesto, las distribuidoras) ponen todo su dinero. La oferta semanal de novedades se ha ido multiplicando hasta el punto de que cada vez es más difícil encontrar un viernes en el que no nos seduzca nada de la cartelera. La gran ventaja de esta situación es que cada vez la oferta es más diversa y ya no se limita sólo a superproducciones y cintas americanas. El gran inconveniente es que la cantidad de títulos resulta tan abrumadora que es normal que películas de calidad pasen bajo nuestro radar, obligándonos a descubrirlas —si es que lo hacemos— bastantes años después.

Tras mi último artículo, en el que revisaba la carrera de Jeremy Saulnier y proclamaba mi amor eterno a Blue Ruin (2013), mi compañero Borja me preguntaba si podría hacer un listado con esas películas desconocidas que no me canso de recomendar. Tan sólo con esas directrices básicas me surgía una pregunta: ¿cómo puedo saber si una cinta es en realidad desconocida?

Decidí ir a lo práctico.

En este listado de 10 recomendaciones cumplo varios criterios. El primero: ninguna cinta podía ser anterior al año 2000 (y, de hecho, sólo dos de ellas son anteriores al 2010). Para asegurarme de que eran realmente desconocidas, ninguna película podía contar con más de 3000 votos en filmaffinity y, por último, esto por decisión personal, debía tratar de incluir cintas de géneros y orígenes variados, desde cine europeo al independiente americano, pasando por el asiático y la animación.

Este es el resultado.

Patrik 1,5 (2008) 318 votos

Abrimos la lista con una comedia sueca ¿acaso podría ser de otra manera? Patrik 1,5 es la adaptación de una exitosa obra de teatro en la que un matrimonio homosexual decide adoptar un bebé y, por un error tipográfico, acaba acogiendo a un dañado adolescente homófobo de 15 años, en vez de a un sonrosado huérfano de año y medio.

Con una premisa como esta, es fácil esperar una cinta llena de tópicos que acaba ahondando en una fantasía azucarada para subrayar un mensaje antihomofóbico. Ese no es el caso. Patrik 1.5 es un divertido análisis de las relaciones interpersonales, la paternidad y la familia. La pareja protagonista, Göran (interpretado por cierto por Gustaf Skarsgård, de Vikingos) y Sven, son dos personajes bien construidos e independientes a pesar de ser pareja. Son reales. Patrik, la nueva incorporación de la familia, puede parecer tópico en un primer momento pero se revela como un personaje equilibrado entre el niño, que poco a poco esta dejando de ser, y el adulto en el que un día va a convertirse.

Una película adorable y sensible cuyo único “defecto” es ser quizás demasiado previsible. Un excelente film si se buscan protagonistas gays en historias donde la trama no gire alrededor de su orientación sexual.

Silenced (2011) 326 votos

De la comedia sueca al drama coreano. Y cuando digo drama no lo hago a la ligera, pon un paquete de pañuelos en tu regazo y actualiza tu armadura. Hablamos de niños y abuso sexual.

En Silenced, Kang In-ho es un padre viudo que se ve obligado a aceptar un empleo en una escuela para sordos en un remoto pueblo de una humilde zona rural. Desde el principio todos los intentos del profesor por acercarse a sus extraños alumnos resultan inútiles lo que, a la larga, le lleva a descubrir el más horrible de los secretos: el director y algunos de los profesores están abusando de ellos.

Kang, junto con la asistente social Seo Yoo-jin, lucharán por llevar el caso ante la justicia y conseguir cerrar la escuela pero el dinero y la influencia política del director pondrán absolutamente todo en su contra.

Silenced es una película dura, no sólo por su temática, sino por lo explícito de sus imágenes y su narración. Sin embargo, nada es tan duro como el conocimiento de que el guión es una adaptación (y bastante fiel) de un caso real.

Mean Creek (2004) 562 votos

Mean Creek
Mean Creek fue la primera cinta que puse en mi lista y es que, 12 años después de su estreno, sigo sin entender cómo esta historia inteligente y tensa sobre el bulling y la mentalidad adolescente no fue capaz de conseguir distribución fuera de las fronteras de Estados Unidos.

En Mean Creek conocemos a Sam, un tímido joven que es acosado diariamente por George, el abusón de su clase. El hermano mayor de Sam, Rocky, y su mejor amigo, Marty, idean un plan de venganza que pasa por invitar a George a una excursión en barca por el río. Nada saldrá como ellos esperaban.

Es mejor enfrentarse a Mean Creek sin saber mucho más de su trama. De hecho, recomiendo encarecidamente no ver el trailer ya que desvela la sorpresa principal, situada a mitad del metraje, y resta tensión a los maravillosos primeros minutos.

La historia de estos seis adolescentes (fantásticamente interpretados, todos y cada uno de ellos, empezando por el Sam de Rory Culkin) podría ser considerada como una hija macarra de Cuenta Conmigo (1986) en la que todo lo que puede salir mal lo hará y en la que la nostalgia es reemplazada por el odio, la mentira y la desconfianza.

Atención los fans de Teen Wolf (2011 -), a ver si reconocen a cierto policía antes de que comenzaran sus años de buenorro oficial.

Honeymoon (2014) 765 votos

Esta cinta indie de terror supone un notable debut para su directora y guionista Leigh Janiak que, con menos de un millón de dólares de presupuesto, consigue inquietarnos y engancharnos hasta el final sin necesidad de invertir en sangre.

En Honeymoon, Rose Leslie (Ygritte, de toda la vida) y Harry Treadaway (el doctor Victor Frankestein), interpretan a un matrimonio de recién casados que deciden recluirse en una romántica cabaña en el bosque para pasar su luna de miel. Unos días después de la llegada, Bea comienza a comportarse de forma muy extraña y lo que parecen ser episodios de sonambulismo van degenerando en un comportamiento diario inexplicable y sospechoso.

Lo cierto es que Honeymoon no llega a asustar tanto como promete su trailer pero sí que resulta un ejercicio inquietante que te mantiene angustiado hasta su polémico (y para mi estupendo) final. Los diálogos funcionan muy bien y la relación entre Bea y Paul se siente natural y orgánica por lo que es muy fácil identificarse con cualquiera de ellos. Aparte de como cinta de terror, Honeymoon funciona como alegoría del abuso, la violación y los efectos físicos y mentales que derivan de ellos tanto en la víctima como en su entorno.

Habrá que estar pendiente de los siguientes proyectos de Leigh Janiak.

Respire (2014) 947 votos

Respire
Parece ser que no me fue suficiente lo que dije sobre esta película cuando escribí sobre Mélanie Laurent en La Mirada Violeta, que ahora tengo que volver a recomendarla. ¿He dicho ya lo buena que me parece Respire? Este drama francés es adaptación de una novela de igual título escrita por Anne-Sophie Brasme cuando sólo tenía 16 años. Puede ser precisamente por eso por lo que la historia es tan real, cercana y, por lo mismo, terrorífica.

Protagonizada por dos amigas, la tímida Charlie y la aventurera Sarah, la cinta funciona como una mirada a las relaciones tóxicas, el abuso y la dependencia (en términos casi obsesivos). Una película escrita, dirigida y protagonizada por mujeres cuyo enfoque se siente único y honesto. Lo que habría podido ser Thirteen (2003) si no hubiera estado tan empeñada en escandalizar por escandalizar.

The Fake (2013) 973 votos

Turno para la animación con este violento y duro thriller coreano. The Fake es una desesperanzada crítica a las religiones organizadas que resulta idónea para introducir en el mundo de la animación a gente que no se siente atraída por él.

El protagonista es un maltratador borracho, que acaba de salir de la cárcel, y que intenta convencer a los habitantes del pequeño pueblo donde vive de la estafa que supone la nueva iglesia cristiana a la que todos se han convertido. No esperéis un arco de redención para él. Esta película es aún más cruda y deprimente que True Detective (2014 -).

Y si su director, Yeon Sang-ho, no se ha cortado en poner a un despojo en el papel principal, no esperes que sienta pudor al hablar del cristianismo. El análisis que hace de la religión es certero y ofensivo a partes iguales y, sin lugar a dudas, te dejará pensando durante un tiempo después de acabar con su visionado.

¿Una pega? la animación de no-demasiada-calidad no permite a su director aprovechar todos los recursos que este arte pone a su disposición. Pese a ello, la sólida historia y caracterización hacen a The Fake recomendable para todos los que presuman ser duros de estómago.

The End of the Tour (2015) 1248 votos

eot-cover21-1400x480
Dramedia biográfica protagonizada por Jesse Eisenberg y Jason Segel en los papeles de David Lipsky y David Foster Wallace respectivamente ¿tengo que seguir o la he vendido ya?

The End of the Tour es, sin lugar a dudas, una de las mejores películas del año pasado por lo que resulta desconcertante el vacío que ha sufrido tanto por parte del público como del jurado de todos los grandes premios ¿es posible acabarla sin sentir que a Jason Segel se le han robado unas cuantas nominaciones?, ¿sin afirmar que su guión merece alguno de los grandes reconocimientos?

Juzga por ti mismo y, mientras tanto, disfruta con esta inteligente recreación de la semana que el escritor David Lipsky pasó con David Foster Wallace durante el último evento de presentación de su archiconocido libro La broma infinita (1996). The End of the Tour es un acercamiento tanto a la persona como al personaje de Wallace a través de la mirada de un compañero de profesión que no puede ser ni más diferente a él, ni más cercano a nosotros. Un homenaje cinematográfico que, no cabe duda, esta realizado desde el más profundo respeto y admiración, y que podrás disfrutar si te gustan las películas de personajes, seas fan de Wallace o no.

El doble (2013) 2043 votos

Esta película, de producción inglesa, adapta la novela del mismo título de Fiódor Dostoyevski con un estilo visual cercano al de Terry Gilliam y un humor negrísimo y absurdo muy propio de su país de procedencia.

Dirige y escribe Richard Aoyade, al que conocemos más por su faceta como actor (es Maurice Moss en la mítica The IT Crowd) pero que se postula como uno de los directores a los que hay que seguir la pista.

El doble es una cinta compleja y atractiva que, sin embargo, cuenta con un protagonista principal al que ambos roles se le quedan enormes y que se desinfla en los momentos en los que más tiene que dar de sí.

Jesse Eisenberg vuelve a confirmar que es uno de los actores menos fiables y más irregulares de Hollywood y pierde una oportunidad magnífica de mostrarnos que es capaz de adaptarse a rangos muy diferentes sin caer en la sobreactuación. Pese a todo, la brillantez de su final y lo hilarante de sus diálogos la hacen recomendable para los que disfrutan de las películas que “te dejan to loco”.

Compliance (2012) 2044 votos

Compliance
Durante el experimento Milgram, unos psicólogos, disfrazados de doctores, pedían a los participantes aplicar descargas eléctricas de creciente intensidad a otras personas. Los que recibían las descargas eran actores y la máquina no funcionaba de verdad, pero eso era algo que los voluntarios no sabían. Tan sólo porque el doctor se lo ordenaba, los participantes aplicaban la descarga una y otra vez a veces incluso tras comprobar que la persona que los recibía había perdido la consciencia (o quizás había muerto) a causa del dolor.

En Compilance conocemos a Becky, la empleada de un establecimiento de comida rápida. Su jefa Sandra acaba de recibir una llamada de la policía diciéndole que Becky ha robado dinero a un cliente y que debe retenerla allí y buscar pruebas hasta que ellos puedan ir a hacerse cargo.

Esto es todo lo que necesitas saber.

Bueno, y que es la fiel adaptación de un hecho real.

¿Qué hacemos con Maisie? (2012) 2617 votos

Un matrimonio de artistas acaba de iniciar un desagradable divorcio. En medio de todo aquello, Maisie, su única hija, de seis años de edad, lo contempla todo desde la más pura inocencia a través de su naturaleza delicadeza. Esta cinta se aleja de los dramas telenovelescos y ahonda con mucha sensibilidad y sutileza en el dolor de una niña cuyo desconcierto se convierte en el de todos nosotros.

No puedo decir nada malo de ¿Qué hacemos con Maisie?: su guión es soberbio, los actores naturales y creíbles (sobre todo la pequeña Maisie) y su cinematografía y dirección se merecen un sobresaliente.

No he elegido esta cinta para el final sólo por empezar con un Skarsgård y acabar con otro (que también) sino por cerrar el círculo de nuevo con el tema de la paternidad y el cómo va más allá de tener un hijo. En ¿Qué hacemos con Maisie? se destaca la idea de que quizás no todo aquel que tenga un hijo está preparado para ella y no todos los que deciden no tenerlos deben dejar de ser padres.

Un cuento precioso que, como todas las demás de esta lista, pasó totalmente desapercibido.

Artículos similares