Críticas: Star Trek: Más allá

Críticas: Star Trek: Más allá

0 79

star-trek-mas-alla

Han vuelto el Capitán Kirk, el Señor Spock y compañía para llevar a cabo una nueva misión. En esta ocasión J.J. Abrams abandona la silla de director para ejercer tan sólo de productor, y así cederle el paso a Justin Lin, el director de la saga Fast & Furious. Tal vez este sea el principal problema de Star Trek: Más allá, tercera entrega del reinicio de la mítica saga galáctica.

En esta ocasión, el USS Enterprise vuelve a surcar el espacio para asegurarse la protección de la Tierra y los demás planetas aliados. Pero su primera misión los llevará a un planeta desconocido, habitado por criaturas extrañas y hostiles, lideradas por el malvado Krall. Para frenar sus siniestros planes, Kirk deberá reunir a su equipo y usar todo sus recursos para resolver los desafíos a los que se enfrentarán. A la vez que intentan encontrar el modo de volver a la Tierra, su misión será proteger el futuro de la raza humana y preservar la armonía entre especies.

Las aventuras están aseguradas con este tipo de películas, pues ya lo demostraron las dos anteriores entregas. Sin embargo, pienso que con Más allá hay un exceso de acción, tanto que apenas deja espacio para nada más. Algo que me gustó mucho de la segunda parte fue el tratamiento que se dio a la relación existente entre personajes (como la del propio Kirk con Spock o la de Uhura y Spock), un detalle que completó la película y nos ofreció algo más que simple pirotecnia. En esta tercera entrega son muy pocos los momentos de diálogo entre estos personajes, no sabemos mucho acerca de lo que piensan sobre ciertos aspectos que están sucediendo (algunos bastante delicados) y no se dejan claras sus decisiones. Ninguna de las relaciones importantes de esta saga avanza, porque no se detienen a desarrollarlas. La película es una constante sucesión de aventuras, repletas de acción, que no te dejan respirar por mucho tiempo. Justin Lin sabe lo que se le da bien y lo explota al máximo. Incluso incluye una escena en la que Kirk despista al enemigo montado en una motocicleta (porque supongo que un coche sería demasiado). Los efectos y la acción vienen bien, sobre todo en este tipo de películas, pero eso provoca que quede vacía de contenido.

star-trek-critica

Chris Pine, Zachary Quinto, Zoe Saldana, Karl Urban, Simon Pegg y el reciente fallecido Anton Yelchin vuelven a interpretar a sus personajes, aunque en esta ocasión sus personalidades se hayan quedado un tanto desdibujadas. Al menos los breves momentos de respiro que nos da Justin Lin para que los personajes dialoguen son bastante disfrutables. Se une a esta tercera entrega Idris Elba, que encarna al villano de la película. Es un villano con bastante poco carisma, nos importan bien poco sus razones para hacer lo que hace y tampoco conseguimos empatizar con él en ningún momento.

Cierto es que la película tiene algún que otro momento emotivo, pues los personajes se ven inmersos en situaciones bastante complicadas. La ambientación que ya se forjó con las dos anteriores películas sigue vigente, complementada con la banda sonora que despunta en algunos puntos de la película con la melodía principal de la saga.

Si eres fan de Star Trek no te la puedes perder, es bastante entretenida y te hace pasar un buen rato en el cine, pero no consigue emocionar como lo hicieron sus predecesoras.