Retroscopia: Historias de Filadelfia (1940)

Retroscopia: Historias de Filadelfia (1940)

0 46

Historias de Filadelfia

La mansión señorial de los Lord, en Filadelfia, se prepara para celebrar la segunda boda de Tracy Lord (Katharine Hepburn) con George Kittredge (John Howard),hombre acaudalado pero aburrido y mediocre. Para inmortalizar los festejos Macauley Connor (James Stewart) y Elizabeth Imbrie (Ruth Hussey), periodistas de Spy Magazine una revista especializada en asuntos del corazón, son invitados especialmente por C.K. Dexter Haven (Cary Grant), el primer marido de Tracy, un pícaro desvergonzado que quiere por todos los medios que la boda no se lleve a cabo.

Una de las grandes comedias de la década, tuvo un nacimiento sin duda curioso. Y es que a mediados de los treinta la carrera de Katharine Hepburn parecía haber entrado en declive, ya que sus películas La fiera de mi niña y Vivir para gozar habían sido maltratadas por crítica y público. La cosa llegaba al punto de que la habían definido como “veneno para la taquilla”. Decidida a dar un giro a la situación, tras cancelar su contrato televisivo compró parte de los derechos de una obra llamada Historias de Filadelfia que también protagonizó durante un año en los teatros, con gran éxito. De hecho tuvo tanto éxito que comenzó a interesar a los estudios de Hollywood… que tuvieron que verse con los poseedores de sus derechos, cuatro socios que incluían a Hepburn y al por entonces su amante, el multimillonario Howard Hughes.

90744-004-0A84ED6C

Para que la Metro lograse hacerse con los derechos de Historias de Filadelfia, aparte de ser Hepburn la protagonista femenina se le dio carta blanca para elegir director -su amigo y gran profesional George Cukor, con quien había participado ya en cuatro films- y actores protagonistas. No se querían correr riesgos, y se modificó el guion teatral para dar más peso a C.K. Dexter Haven y poder incluir un segundo protagonista masculino, ya que buscaban dos astros para acompañar a la protagonista. La idea inicial fue contar con Spencer Tracy y Clarck Gable, pero ninguno pudo ser convencido, recayendo finalmente la elección en James Stewart (que acababa de ser nominado al Oscar por Caballero sin espada) y Cary Grant.

Y Cukor volvió a dar lo mejor de sí: dando a Grant y Stewart absoluta libertad creativa para que improvisaran en las escenas que considerasen oportunas, con Hepburn hizo lo opuesto. Así, le obligó a actuar cambiando el sentido de ciertas escenas de dramático a cómico, impidiéndole llorar en momentos en que ella así lo hacía y dirigiendo escenas de manera inusual. No era, ni mucho menos, desconfianza hacia ella: pretendía era sacarla de su zona de confort y dar mayor dinamismo y novedad a un personaje que Hepburn había interpretado incontables veces en el teatro.

1637_8581

Uniendo las tres grandes actuaciones de sus protagonistas a un estupendo guion lleno de brillantes diálogos y la gran puesta en escena de Cukor, el éxito estaba servido. Historias de Filadelfia arrasó en taquilla convirtiéndose en récord de recaudación del momento. Además, la crítica la alabó masivamente, recibiendo seis nominaciones a los Oscars (película, director, guion adaptado, actor y actriz protagonista y actor secundario), consiguiendo las estatuillas a guion adaptado y actor principal (James Stewart). Katherine Hepburn, aunque se quedó en esta ocasión a las puertas del Oscar -era la tercera de las doce nominaciones que consiguió a lo largo de su carrera, en la que consiguió tres premios- fue reconocida como mejor actriz por el Círculo de críticos de Nueva York y, sobre todo, relanzó de manera definitiva su carrera en Hollywood.