Retroscopia: Octubre (1928)

Retroscopia: Octubre (1928)

1 1966

poster_october_eisenstein_05 - copia

El año de 1928 nos dejó otra de esas películas para la historia, esta vez desde el lado soviético, donde al genio Serguei Eisenstein se le encargó llevar a cabo un film conmemorativo que celebrase el décimo aniversario de la revolución que había tenido lugar en 1917 y acabado con el régimen zarista.

Basada en el libro de John Reed Diez días que estremecieron al mundoOctubre es una obra épica que refleja con bastante fidelidad -dadas las circunstancias- unos acontecimientos que en aquel momento todavía se encontraban muy frescos en el imaginario colectivo, en una obra que a pesar de ello es, evidentemente, una loa a la lucha que acabó con el Zar y permitió posteriormente llegar al poder a los bolcheviques.

october

La película se encuentra estructurada en cinco partes que siguen cronológicamente los acontecimientos que suceden entre febrero y octubre de ese año: la formación del gobierno provisional de Kerensky tras la caída del zar, el intento de golpe de estado de Kornilov y las disensiones internas entre mencheviques y bolcheviques que finalizarán con la toma de poder de estos últimos y establecimiento de los soviets.

Partiendo de estas referencias históricas y siguiendo dictados como el de realizar una historia coral, donde el protagonistas fuese el pueblo más que algún personaje en concreto, Eisenstein prosigue en esta obra -como ya hizo previamente con El acorazado Potempkinmostrando su genialidad técnica especialmente en lo que a técnicas de montaje y uso de simbolismos se refiere, lo que convierte a esta obra en un término medio entre las propuestas fieles más comunes en la época y una vanguardia experimental. Así, mientras se pretende mostrar la realidad de la manera más estricta rodando en los lugares donde ocurrieron los acontecimientos y trabajando con algunos de los personajes que realmente participaron en la revolución, recurre a un simbolismo que va mucho más allá del comúnmente usado hasta entonces, ya que Eisenstein buscaba suscitar asociaciones de ideas que, en la mente del espectador, creasen el verdadero sentido del film

October (1)Octubre era una obra colosal para la que se emplearon 49.000 metros de película; si bien finalmente tan solo 2.800 fueron empleados para la versión definitiva. En este proceso de montaje los descartes no se debieron tan sólo al propio Eisenstein, sino también a la prisa con la que las altas instancias acuciaban al director para que la película estuviese lista para el primer día del aniversario (algo que finalmente fue imposible), y también a los cambios que el desarrollo político en la Unión Soviética acabaron imponiendo a la obra, ya que la caída de Trostsky obligó a eliminar el metraje donde este aparecía. Se dice que el propio Stalin visitó el laboratorio de montaje, indicando diversos cortes en escenas con Trostky salía de forma favorable y una en la que Lenin era mostrado bajo «un enfoque insatisfactorio».

sergeiEisenstein

Los rumores suscitados sobre el retraso  llegaron incluso a provocar una cartade Eisenstein en la revista Kino: «A las historias que circulan podemos agregar: 1) Estamos haciendo dos películas: Antes de Octubre y Octubre. Esto debe también expresar en cierto modo nuestra situación. 2) De por sí, el trabajo de montaje a realizarse en Octubre resulta sumamente dificultoso y necesita una gran cantidad de tiempo, pues enfrentamos una serie completa de enfoques sumamente complicados y sin precedentes para varias secuencias y temas».

Tras todos esos problemas Octubre fue estrenada el 14 de marzo de 1928 con un metraje de 2.800 metros en una única parte que abarcaba de febrero a octubre, con la breve inclusión de una única escena sobre la Guerra Civil (ese proyecto de Antes de Octubre del que hablaba en su carta Eisenstein).
Por otra parte el film chocaba frontalmente con la idea stalinista de un cine realista y popular, que buscaba que las ideas expresadas en las películas fuesen fáciles de entender para un espectador que en su mayor parte carecía de estudios.  Esto hizo que la crítica contemporánea la recibiese de una forma mayoritariamente negativa, con frases como “Eisenstein no ha conseguido tratar de modo orgánico y auténtico el tema de la Revolución proletaria” (I. Anismov en Vecernjaia Moskva, 9 de marzo de 1928) o “Octubre es un fracaso en el mismo sentido que la Revolución de 1905 fue un fracaso, si bien prosperó la de 1917” (V. Shklovsky).

str13Es cierto que sería necesario una buena introducción al porqué de los sucesos, que si se carecen de unos conocimientos previos sobre la revolución soviética hay momentos en los que lo que se nos muestra puede parecer un poco confuso y que los condicionamientos que sufrió la realización de la película han hecho de Octubre una obra relativamente poco valorada dentro de la filmografía de Einsentein. Sin embargo además de encontrarnos ante una obra plena de fuerza, una ojeada comparativa nos muestra la evolución que tras la cámara había tenido el genio soviético apenas tres años después de filmar Acorazado Potempkin.

De hecho los nuevos horizontes que en el mundo del cine iba marcando Eisenstein eran tan claros que, pese a las críticas, fue llamado a la Europa occidental y de allí pasó a los Estados Unidos, dando conferencias en Columbia y Harvard y fichando por la Paramount para trabajar en Hollywood, si bien su paso por Hollywood (y su posterior vuelta a la URSS) no fue tan buena como el habría deseado. Pero esa es otra historia que ya se tocará otro día. Hoy os quedáis con Octubre, una de las obras cumbres del cine. Merece la pena visionarla.